Departamento de Ingeniería Eléctrica

Facultad de Ingeniería
Universidad de Santiago de Chile

¿Por qué las señales de televisión se pueden ver interrumpidas durante el equinoccio de primavera?

Sep
11
2017

Claudio Valencia, académico de nuestro Departamento, explica de manera sencilla este fenómeno que afecta a las telecomunicaciones durante un periodo determinado de tiempo.
 
Durante estas semanas diversas empresas de telecomunicaciones han manifestado, mediante comunicados de prensa y por redes sociales, las probables fallas e interferencias que podrían sufrir las señales de televisión, entre otras, debido al equinoccio de primavera.
 
Para esto, Claudio Valencia, académico del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Santiago de Chile aclara un par de dudas para entender dicho fenómeno, pero primero que todo, debemos saber qué es el equinoccio de primavera.
 
El equinoccio se produce cuando el Sol alcanza el cenit, es decir, el punto más alto en el cielo con relación a la tierra en 90 grados. El paralelo de declinación del Sol y el ecuador celeste coinciden, produciendo que el sol esté sobre la cabeza de algún observador situado en esa parte de nuestro planeta.
 
Dicho fenómeno ocurre dos veces al año, entre el 20 y 21 de marzo y entre el 22 y 23 de septiembre, lo que origina el otoño y la primavera respectivamente en el hemisferio sur, produciendo además que el día  y la noche tengan la misma duración durante el equinoccio.
 
Ahora bien, ¿por qué este fenómeno natural puede afectar las señales de televisión? Según detalla Claudio Valencia académico y subdirector del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la USACh, en general, las señales de televisión por cable de los distintos proveedores, tales como VTR, Claro, DIRECTV, entre otros, provienen de satélites que se encuentran situados en la órbita geoestacionaria (GEO-35.786 kms sobre la Línea del Ecuador) y éstos se ven afectados dos veces al año por los equinoccios, dado que el Sol queda detrás, produciendo así las interferencias en los lóbulos de las antenas receptoras en tierra.
 
En términos generales –explica Valencia- lo que pasa es que los rayos solares, dada su orientación durante el equinoccio, apuntan de forma directa al lóbulo de las antenas receptoras, llegando en paralelo a las señales de los satélites,ecibido que adicionalmente es amplificado por estos receptores.
En ese contexto, la señales más débiles se perderán y otras que tienen la suficiente fuerza sufrirán ciertas pérdidas, como por ejemplo, canales pixelados por breve tiempo.
 
Bajo el periodo de equinoccio, ya sea de otoño o primavera, cualquier servicio –generalmente video broadcasting, Direct-To-Home, redes VSAT que proveen internet a nivel global-  proporcionado por satélites en órbita geoestacionaria son afectados, en distintos tiempos  y con distinta duración dependiendo de la ubicación de las antenas receptoras.
 
Desde el punto de vista de las soluciones a tomar en cuenta, el académico enfatiza que al menos los proveedores de servicios de tv cable, pueden realizar monitoreos de los equipos decodificadores en tierra, con el objetivo de reducir el tiempo sin servicio tras la pérdida de la señal del satélite.
 
“Algunos proveedores, con el fin de que los usuarios conozcan estas condiciones , dan a conocer el fenómeno, que es propio de los satélites GEO. Este fenómeno es predecible y en la Web se pueden encontrar calculadoras de interferencia solar, donde uno puede seleccionar el satélite, país y ciudad” agrega el académico.